Cuando haces un contrato de seguro de vida debes tener muy claro cada uno de los detalles del mismo, esto incluye conocer los términos utilizados que se  utilizan en él. Por ejemplo: las condiciones generales que te mostraremos, a continuación.

¿Qué es el término condiciones generales?

Estas no son más que los estatutos que establecen el marco referencial del seguro de vida que vaya contratar. Éstas deben ser autorizadas por las autoridades correspondientes (Superintendencia de Valores y Seguros).

De ese modo, tales son reglamentos estándar para todos los productos a contratar, es decir para un cierto tipo de contrato son iguales.

¿Qué se incluyen?

En tales condiciones está incluido lo siguiente:

  • El arbitraje, el cual establece la forma en la que se va a laborar en los casos de mala interpretación de la póliza entre la compañía y el asegurado o contratante.
  • Las definiciones de los términos técnicos que son usados en las pólizas, tales como: valor comercial, pérdida total y demás.
  • Las obligaciones o responsabilidades que posees como asegurado, por ejemplo: protección de los bienes siniestrados o hacer la denuncia luego de que ha ocurrido el incidente.
  • Los detalles de coberturas o los riesgos que son cubiertos por el contrato: Inundación o incendio en casa.
  • Los límites, que son los montos que pueden cubrirse por parte de la empresa contratada.
  • Las especificaciones de situaciones o exclusiones que no pueden ser cubiertas, como: accidentes por prácticas de deportes de alto riesgo.

Revisión de la póliza.

Una vez se ha recibido el contrato, se debe hacer la revisión de la misma para verificar que cuente con la cobertura, que éste bien identificado y cuente con todas las condiciones generales correspondientes.

A su vez, es necesario que guardes el contrato en caso de que se necesite hacer uso del seguro por motivo de siniestro.

De forma resumida, cuando hagas la solicitud de un seguro es necesario que hagas un análisis del mismo: las coberturas, los datos del beneficiario, las coberturas, los riesgos que no son cubiertos, la vigencia del contrato, los deducibles, el monto máximo de cobertura y más.
Ahora que se ha conocido sobre todo esto, no olvides que debes velar porque  las condiciones de un seguro de vida estén al margen de la ley y que la empresa que lo está facilitando sea perfectamente legal.