Cuando hablamos de los refranes, nos estamos refiriendo sin lugar a dudas a una de las maneras que ha tenido desde siempre la humanidad, independientemente de su ubicación geográfica, de transmitir el conocimiento antiguo. Sin embargo, en el día de hoy, y a pesar de que toda esta información se puede encontrar mucho más ampliada en www.refranesysusignificado.com, vamos a hacer un breve repaso tanto por el origen como por la propagación de los refranes. Y es que, son dos aspectos que a nosotros nos resultan muy interesantes y sobre todo muy curiosos de conocer en toda su profundidad, la cual, por cierto, es más de la que nos podemos imaginar.

 

En primer lugar, y como no podía ser de otra manera en cualquier tipo de estudio, vamos a comenzar hablando del origen de los refranes. El origen del refranero español que es el mismo que el origen del refranero de cualquier otra nación, tiene lugar en aquellas culturas y en aquellas poblaciones en las que el conocimiento no era muy extenso. Y es que, cuando no había cultura suficiente, la única manera que tenía la gente de transmitir cierta información era mediante estos pequeños dichos populares. Unas enseñanzas que no solo abarcaban algunos campos tan conocidos como la medicina sino que también eran enseñanzas que tenían mucho que ver con el día a día. De esta manera cualquier persona que tuviera acceso a estos refranes, y eran muchas las personas las que tenían acceso a ellos, podían estar al corriente de los últimos avances científicos así como de las últimas novedades en materia de seguridad.

 

Esto, que puede resultar muy extraño, todavía perdura a día de hoy. En el refranero español por ejemplo, nos podemos encontrar con pequeñas enseñanzas populares y con pequeños remedios caseros. Pero si tenemos que preguntarnos como llegaron estos refranes a nuestros días, tenemos que hablar de dos vías fundamentales. Por un lado tenemos que hablar de la tradición oral. Si tenemos en cuenta que hace siglos no había Internet y todavía no existía la imprenta, tenemos que hablar de que las personas de padres a hijos, y así en las sucesivas generaciones, si van transmitiendo estos refranes populares a través de la tradición oral. Eso sí, una vez que aparece la imprenta, se va avanzando en los siglos, y se encuentran recursos tan interesantes como la red redes, existen multitud de libros y multitud de portales web a los que acudir para conocer todos y cada uno de estos refranes. Es por ello por lo que son dos las vías las que existen para la transmisión de este conocimiento popular.