Nada es eterno, todo tiene su origen y en algún momento llega a su final, al menos en lo que respecta a su uso original, pues ahora con la promoción del reciclaje, lo que creemos que ha llegado a su fin, pude tener una utilidad diferente y así seguir aportando una funcionalidad que resuelva otra necesidad.

En el caso concreto de los motores, sabemos que tarde o temprano deben ser remplazados de nuestros coches. Por supuesto, ese tiempo de vida útil va a depender de múltiples factores, algunos inherentes a su proceso de fabricación, tales como materiales empleados, tamaño, tipo de combustible, todo lo que de alguna manera englobamos como calidad.

Pero también está determinado por el uso que se le dé al vehículo, si es utilizado de forma ocasional o si por el contrario su conducción es bastante frecuente. Además influye el trato, por ejemplo, si se cumple con el mantenimiento preventivo del cambio de aceite sugerido por el  fabricante, cambio de filtro, verificación de cada cierto tiempo de los puntos de falla del motor, para comprobar su correcto desempeño o si está presentando alguna deficiencia.

Si las averías de otras partes del vehículo han provocado algún detrimento al propulsor, tales como los daños que ocasiona la ruptura de la correa de distribución cuando los pistones y las válvulas resultan estropeados. O si hay alguna fuga de agua, haciendo que se produzca un sobrecalentamiento. También hay que estar pendientes de las empacaduras, para evitar la pérdida de fluidos.

El tipo de recambios que usemos también juegan un papel fundamental, lo mejor es optar por marcas reconocidas y no probar suerte con aquellos de los que no podemos obtener suficiente referencia. Incluso no tienen que ser nuevos, pueden ser adquiridos en desguaces confiables, en donde nos garanticen que operan perfectamente y nos den con toda sinceridad una noción certera del tiempo de vida útil que les queda.

Igual sucede si a quien tenemos que remplazar es al motor, este no tiene porqué ser nuevo, ya que actualmente son numerosos los motores que se logran recuperar, especialmente de los vehículos siniestrados en donde el impacto no haya dejado inhabilitado al motor. A veces se trata de motores casi nuevos, cuyos portadores originales desafortunadamente sufren algún accidente de tráfico.

Lo recomendable para hacer una inversión de esta magnitud es acudir al portal de motoresdesegundamano en donde se especializan en esta pieza, así que no se corren riesgos.